Nuevo por viejo

Nuestra nota: Editorial

27-05-2024

Por. Jesús María Hernández

Santo Domingo. En nuestro país está creciendo un desprecio hacia las personas envejecidas, como si fueran responsables de las calamidades nacionales, y todos se ha iniciado desde un lateral político-partidista, basado en ambiciones desmesuradas y sumamente personales que se está llegado a la aberración, lo triste de todo este trauma es que un importante sector de la comunicación está alimentando ese odioso proceso.

Se habla de cambiar lo viejo por lo nuevo, como si se tratara de un mercado de purgas o una cabina en el mercado de la bolsa de valores, pero no, no se trata de eso, es solo una pieza del nuevo orden que ha comenzado a hacer su trabajo en esta parte del continente, con el que se busca culminar con el plan más perverso en la historia de la patria, como sería la fusión de los dos estados República Dominicana y Haití.

No es un secreto que las dos últimas generaciones, no sé interesados por los peligros que no acechan en la frontera, mientras de este lado cada día aparecen más personas comprometidas con ese proceso dirigido por organismos internacionales, diseminando su veneno por toda la esfera del poder mediático, político, económico y religioso.

Las generaciones que envejecen no se han doblado frente a un conglomerado que, desde que fueron instalados ahí, no han descansado en su afán por destruirlo como nación y son precisamente esos viejos que hoy salen como lo hicieron nuestro antepasado, ¿pero cuál es real la situación de esa inmoral campaña?

Los Estados Unidos está viendo como desciende su poderío de policía universal, pero es importante decir que históricamente los haitianos, han sido menos sumisos que nosotros hacia el Tío Sam, entones es obvio,, que con un solo estado a ellos se le haría mucho más fácil el manejo de la isla, no se debe pasar por el alto los conflictos del Medio Oriente, pero tampoco lo que sucede en Iran, ahora que se habla de un posible ATENTADO en la muerte del presidente Ebrahin Raisi, asó como también del primer Ministro Eslovaco Robert Pico, ya que a ambos se le asocia como aliados de Rusia, y como Haití es un país, sin estado y sin control cualquier mensaje desde y hacia los Estados Unidos, llegaría sin demora.

De ahí que, acelerar un cambio de jóvenes por viejos, siguiendo patrones del movimiento sin ritmo, sería como estabilizarse en tierra pantanosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish